AZÚCAR.
La humanidad lo consume desde hace más de 6.000 años. Se utiliza para endulzar determinadas comidas y bebidas y también como conservante.
El secreto: Elige azúcar moreno, de sabor y aroma más intenso, por lo que necesitarás menos cantidad para endulzar cualquier plato o bebida.