Los senos tienen una piel muy delicada, distinta del resto del cuerpo, por lo que es recomendable usar una mascarilla específica en esta zona.
Ingredientes:
1 yema de huevo.
1/2 corteza de limón.
Preparación:
Triturar la corteza del limón con la yema de huevo hasta conseguir una crema homogénea.
Uso:
Aplicar en los pechos evitando la aureola y dejar que actúe durante unos minutos antes de retirar con agua tibia. Después aplicar agua lo más fría posible sobre la zona. Secar bien y aplicar una crema hidratante.