Espliego común o lavanda: este arbusto que prefiere los suelos secos y pobres ya era utilizado por griegos y romanos por sus propiedades calmantes.