Vitamina B contra los infartos.
Un estudio realizado en la Universidad de Ciencias de la Salud del Estado de Oregon (EE.UU.) reveló que la vitamina B podría disminuir el riesgo de sufrir infartos y otros males cardiovasculares vinculados a un defecto metabólico. En el estudio participaron 99 personas que habían padecido algún infarto y cuyos historiales mostraban alta presión sanguínea, diabetes y arteriesclerosis. Los especialistas descubrieron que estos sujetos tenían en su sangre niveles superiores de homo-cisteína, un aminoácido que reduce la cantidad de vitamina B que necesita el organismo. Situación que puede aumentar el riesgo de sufrir un infarto o arteriesclerosis. Por tanto, el estudio concluyó que si se incrementa el consumo de vitamina B, se evita que el aminoácido la destruya y en consecuencia se desarrollen problemas cardíacos. Los cereales integrales, las lentejas, almendras, nueces y castañas son las principales fuentes de vitamina B, ingerirlas favorecerá en gran medida la salud del corazón.