CHIRIMOYA.
Su pulpa blanca y cremosa es la delicia de muchos. Dulce, blanda y perfumada, la chirimoya es rica en carbohidratos que la hacen exquisita al paladar. Reconstituyente y nutritiva, se recomienda especialmente a personas con anemia y debilidad, asi como en enfermedades digestivas especialmente gastritis.
Se cultiva perfectamente en las islas Canarias, pero es originaria de la cordillera de los Andes (Perú, Ecuador y Colombia), donde se encuentra en abundancia.