MANGO.
Su alio contenido en ácido ascórbico, io hace recomendable an el tratamiento de escorbutos, durante el crecimiento de los niños y ia cicatrización de las heridas. Su puipa entre amarilla y rojiza lo hace atractivo a los niños.
Por su alto contenido en betaca-rotenos ayuda a curar todo tipo de afecciones de la piel. El jugo de mango, disuelto en agua, mejora las inflamaciones de las mucosas de la boca y estómago.