La calidad de nuestra vida depende de la calidad nutricional que le otorguemos diariamente.
La salud es una constante, y ella se mantiene con una alimentación higiénica, balanceada y nutritiva. Nuestra apariencia, nuestro estado de ánimo y la capacidad para poder enfrentar los inconvenientes que nos trae la vida moderna, pueden en definitiva ser solucionados por ésta.
Mantener el peso adecuado, sobre todo después de los 30 años de edad, es imprescindible para controlar la predisposición a desarrollar alguna enfermedad. El método más efectivo y duradero para controlar este sobrepeso es sin lugar a dudas el ejercicio. Este es el mejor antídoto contra el exceso de peso, el colesterol elevado, la diabetes y el estrés. Si los ejercicios pudieran ser tomados diariamente en forma de cápsulas por todo el mundo, no existiría ningún tipo de enfermedad. Mientras tanto, como esto constituye una utopía, lo único que nos queda es mejorar nuestra alimentación con ingredientes naturales altamente nutritivos acompañados de actividad física.
Por suerte, vivimos en un país privilegiado que nos ofrece alimentos de calidad reconocidos mundialmente como la kiwicha, la quinua, el tarwi, el camote, el pijuayo, el palmito, el camu camu, etc., los cuales deberíamos ingerir más a menudo.
Es nuestro aporte para incentivarlos a desarrollar un estilo de vida saludable que les permita disfrutar de mucha vitalidad.