LA UVA DESINTOXICA LA SANGRE.
Sinónimo de vino y de celebraciones como la vendimia, la uva es uno de los alimentos más saludables que podemos incluir en nuestra dieta. Ya sea fresca, seca (pasa) o en zumo, es muy reconocida por sus propiedades depurativas y dietéticas que se concentran principalmente en su piel. Allí encontramos tanino (antioxidante), ácido málico y oligoelementos importantes para la nutrición. Contiene azúcares de excelente calidad que se asimilan rápidamente y no fatigan los órganos digestivos, razón por la cual la uva debe incluirse en la dieta de los deportistas. Además, es un laxante suave. En los últimos años, se ha descubierto que el vino tinto y el zumo contienen una sustancia activa llamada «resveratrol», que ayuda en la prevención de algunos tipos de cáncer.
No obstante, la propiedad más significativa que tiene la uva es su acción depuradora. Mediante la ya conocida «cura de uvas» podemos desintoxicar por completo nuestro organismo. Basándose fundamentalmente en el alto contenido de líquido que tiene la uva, por ello es muy apta para descongestionar el hígado y contra las hemorroides. Para seguir una cura de uvas existen diferentes modos.