Uno de ellos consiste en comer sólo uva tres o cuatro veces al día hasta saciarse, durante dos o tres días. Durante este tiempo es prudente evitar las tensiones y esfuerzo físico excesivo. Con esta cura el primer efecto que se observa es la eliminación de ácido úrico y toxinas (la orina se torna de color oscuro) así como una correcta evacuación intestinal.
Otro modo consiste en combinar la uva con otras frutas como la manzana, la pera, el melocotón o el me-1 lón. O sino altenar un desayuno y una cena a base de uvas y frutas . Sin embargo, es imprescindible que antes de empezar la cura de depuración consulte con un médico natu-rista o nutricionista, para que ésta pueda aplicarse según sus necesidades personales.