Piña.
De corteza olorosa y muy leñosa, la pina es reconocida por sus valores dietéticos y medicinales. Es un activador de la función pancreática, por ello es muy recomendable en la diabetes.
Es rica en vitaminas A, B y C. La pina, mezclada con manzanas y peras, constituye una exquisita combinación para ensaladas de frutas que sabrá mucho mejor si se le añade jugo de naranjas. Su composición no permite la decoloración de los demás frutos con que se asocia. La pina posee una enzima con acción proteolítica que es electiva contra las gastritis y las dispepsias de la mucosa estomacal. Asimismo combate las inflamaciones en general, sobre todo las afecciones de garganta, boca o encías.