EL KIWI PODEROSO ANTIOXIDANTE.
De piel oscura y vellosa, carne de color verde con un atractivo círculo de semillas negras en su interior, así es el kiwi, fruta que tras su extraña apariencia esconde innumerables beneficios. Es originario de China donde se le conoce con el nombre de Yang-Tas, sin embargo es Nueva Zelanda el país que lo extendió mundialmente. Su curioso nombre se debe a uno de los pájaros originarios de la isla, el kiwi, que empezó a alimentarse de dicho fruto. Así, se bautizó a esta fruta con el nombre de «kiwi» no sólo por el vínculo nutricional sino también por la semejanza que existe entre el pelaje del fruto y el del ave. El kiwi es una fruta que supera a cualquier fruta en vitamina C. Siempre se ha considerado al limón una de las principales fuentes de vitamina C, pero su contenido es casi la mitad que el kiwi. El limón no llega a superar los 5 mg. de vitamina C por 100 grs, en cambio el kiwi contiene entre 85 y 100 mg por 100 grs. Se constituye así en el campeón en vitamina C. Razón por la cual es una fruta adecuada en caso de enfermedades infecciosas como la gripe, así como en una deficiencia del sistema inmunológico. Un kiwi al día cubre ya nuestros requerimientos diarios de vitaminas C. Entonces, si ingerimos dos kiwis al día durante el invierno estaremos altamente protejidos ante cualquier resfriado.
Además, debido a su efecto laxante, puede emplearse para combatir el estreñimiento. Su bajo contenido cu sodio Id convierte en un alimen to ideal para personas con problemas de hipertensión; y su bajo contenido en azúcares lo hace tolerable para diabéticos.
Investigaciones realizadas para determinar el contenido nutritivo del kiwi, revelaron que un kiwi de tamaño normal contiene mucho más vitaminas – que una ración de cereales y cuatro veces más que una taza de apio picado: resultados sorprendentes y muy alentadores. Afortunadamente, el kiwi puede encontrarse hoy prácticamente en cualquier época del año en los supermercados. Debe consumirse maduro y la forma más sencilla de degustarlo es cortarlo por la mitad para comerlo con una cucharita. Al comprarlo debemos tener en cuenta su grado de madurez, una ligera presión en el mismo nos permitirá saber si está demasiado maduro o demasiado verde. Si nuestros dedos se hunden unos milímetros, revela que el kiwi esta’en su punto. Debido a que es un fruto que se recolecta días o semanas antes de su maduración, puede comprarse verde. Para acelerar su proceso, el kiwi debe envolverse con papel periódico durante uno o dos días; o ponerlos en una bol sa de plástico junto a una manzana, cuyo gas etileno permitirá la maduración del kiwi. Puedes encontrar más notas sobre plantas en jardines.