La Vitamina C protege contra el asma.
Si después de realizar ejercicio te sobreviene un ataque de asma, puedes mitigarlo tomando una megadosis de vitamina C (2000 mg) antes de empezar tu rutina. Esta es la conclusión del Dr. Hernán Cohén, de la Universidad de Tel Aviv en Israel, quien dirigió un estudio con 20 voluntarios cuyas edades fluctuaban entre los 7 y 28 años. Todos ellos padecían de dichos ataques. Cohén encontró que después de tomar vitamina C, nueve de los jóvenes podían realizar sus ejercicios sin ninguna complicación. La tos persistente, la falta de aire y la respiración entre cortada relacionadas con el ejercicio, desaparecieron por completo.