Si la nutrición es adecuada, la energía será abundante, los órganos estarán bien nutridos y lograremos el equilibrio y, por tanto, la salud integral. La Medicina Tradicional China clasifica a los alimentos según diferentes criterios:
• SEGÚN LA NATURALEZA DEL ALIMENTO:
Alimentos calientes y templados: tonifican, calientan, mueven. Alimentos neutros: estabilizan, armonizan, centran. Alimentos frescos y fríos: refrescan, sedan, astringen, hidratan.
• SEGÚN SU SABOR:
El término sabor no se entiende como en Occidente sino en referencia a la naturaleza curativa del alimento, por lo que cada sabor se asocia con un órgano vital:
Alimentos ácidos: actúan sobre el hígado y la vesícula biliar. Alimentos amargos: actúan sobre el corazón y el intestino delgado. Alimentos salados: actúan sobre el riñon y la vejiga. Alimentos dulces: actúan sobre el bazo, páncreas y estómago.
• SEGÚN SU COLOR: Alimentos rojos: revitalizan. Alimentos amarillos: equilibran. Alimentos verdes: desintoxican, depuran. Alimentos negros: astringen. Alimentos blancos: purifican.