La milamores es una planta de fácil cuidado y de flores muy hermosas aunque de vida corta. La mejor época para sembrarla es en primavera. Para cultivarla elige un terreno de suelo calcáreo, rico en humus, como por ejemplo, rocallas, escarpados o muros. Puede ser una buena solución para cubrir el terreno en lugares difíciles porque es muy resistente a los suelos ingratos y a la sequedad. También puedes cultivarla en maceta.
En cuanto a sus cuidados básicos, necesita una cantidad moderada de agua; evita encharcar el suelo pero intenta mantenerlo siempre fresco. Prefiere estar expuesta al sol, aunque puede brotar sin dificultades a media sombra. Realiza la poda una vez haya terminado el proceso de floración.