Nunca suprimas la grasa de la dieta, incluso si ésta es adelgazante. La piel necesita cada día tres cucharadas soperas de un aceite vegetal poliinsaturado como el de maíz, oliva, girasol o soya. Lo que sí debes suprimir son las grasas animales y las frituras.