Curiosidades sobre los alimentos.
A lo largo de la historia, determinados productos han sido rechazados por su apariencia poco común mientras que otros se han utilizado para atraer la buena suerte.
LA PATATA.
Mala prensa tenían en el siglo xvi por ejemplo, las patatas. Su llegada desde América no fue bien acogida por los europeos que pensaban que nada bueno podía esconderse tras aquella desagradable apariencia y al hecho de que crecían bajo tierra. Se les atribuyó la condición de demoníacas y de transmisoras de todo tipo de enfermedades. En el caso de los escoceses por ejemplo se negaron a comerlas porque tal alimento no aparecía en la Biblia. Tuvieron que pasar más de dos siglos para que empezase a cultivarse como un preciado fruto que serviría para hacer frente a las frecuentes hambrunas.