GRAN FUENTE DE VITAMINAS.
La spirulina es probablemente, la fuente más rica de vitamina B12 descubierta hasta ahora. Un informe del Departamento de Salud y Seguridad Social de Gran Bretaña, afirmaba que «la vitamina B12 se encuentra casi exclusivamente en alimentos de origen animal». Sin embargo, la spirulina contiene dos veces y media más que un alimento de origen animal que proporciona esta vitamina.
La carencia B12 -que sólo es necesaria en pequeñísimas cantidades- puede tardar varios años en evidenciarse, y ocasionar anemia y trastornos del sistema nervioso. No obstante, sólo 3 gr. de spirulina al día proporciona suficiente B12 incluso a las personas que no consumen productos de origen animal. De ahí su vital importancia en la dieta de los vegetarianos.
Por su parte, otras vitaminas del complejo B se encuentran también bien representadas en la spirulina, ya que contiene cantidades importantes de vitamina Bl (tiamina), B2 (riboflavina) y en especial la B3 (niacina). El betacaroteno, ese pigmento anaranjado conocido como provitamina A, se encuentra también presente en buena proporción en la spirulina. Es 15 veces más rica en betacaroteno que las zanahorias. Como ya es sabido, el betacaroteno es una sustancia esencial para el crecimiento normal de los tejidos de la piel, los ojos, y el desarrollo de huesos y dientes. Incluso, es dos o tres veces más rica en vitamina E que el germen de trigo.
COMPOSICIÓN TÍPICA DE LA SPIRULINA:
* Proteínas                         70%
*  Carbohidratos               18%
*  Vitaminas, Minerales y Pigmentos 2,8%
*  Grasas
*  Ácidos Grasos                      6,5%
*  Grasas insaponif¡cables    1.5%
*  Clorofila                                  0,8%
*  Betacaroteno                      0,25%