Medicina natural HOMEOPÁTICA.
Estos medicamentos constituyen una terapia natural inofensiva, ampliamente utilizada en Inglaterra, Suiza, Alemania, España, México, Colombia, Chile y ahora en Perú.
CURAR AL ENFERMO Y NO A LA ENFERMEDAD.
La homeopatía es un tratamiento natural inofensivo y sus resultados son sorprendentes si se respeta el principio de similitud y de dosis infinitesimal.
La Homeopatía, en cuanto a métodos terapéuticos, se basa en tres principios fundamentales:
1.- El principio de la similitud: De acuerdo a la ley de que “lo igual cura lo igual”, en contra-posición con el principio de los contrarios, donde se trata con un “anti” a las enfermedades o los síntomas. 2.- La experimentación en el hombre sano: donde cada uno de los medicamentos homeopáticos ha sido experimentado en personas sanas y anotadas exhaustivamente cada una de las molestias o síntomas experimentados por éstos, ya sean en los planos físico o mental.
3.- Las dosis infinitesimales o diluciones que caracterizan los medicamentos homeopáticos: cada una de las sustancias empleadas, ya sea del reino animal, mineral o vegetal, ha sido diluida en forma decimal o centesimal tantas veces, que prácticamente no queda resabio alguno molecular de la sustancia original. Ello implica la ausencia de efectos tóxicos de estas sustancias y otorga una gran seguridad en el manejo de estos medicamentos. Un sitio que te recomendamos que visites sobre esta temática es Homeopatia.
Este método terapéutico implica una forma particular de enfrentar la salud, la enfermedad y el proceso de curación. La Medicina Homeopática, si bien reconoce la existencia de la enfermedad, no pretende tenerla por objetivo. Es decir, no trata gripes, úlceras o lumbagos; tampoco trata órganos o sistemas enfermos. No pone su mirada en el hígado, el pulmón o el corazón. La Medicina Homeopática trata a la persona en su totalidad que ha perdido el equilibrio que implica la salud y que por esa razón está enferma.