LAS TRUFAS.
Hoy están consideradas una verdadera joya por los gourmets. Los egipcios ya las conocían y eran muy apreciadas en su cocina mientras que griegos y romanos les atribuían virtudes terapéuticas y afrodisíacas. Sin embargo, en la Edad Media, al igual que otros alimentos, se las relacionaba con el demonio debido a su color negro, a su aspecto amorfo y al hecho de que crecían bajo tierra. Razones por las que cayeron en el olvido, lo que queda reflejado en los libros de cocina de la época, donde no aparece como ingrediente de ninguna receta. Luego, a principios del siglo xvill, las trufas volvieron a ser un producto de lujo y obtuvieron el favor de los cocineros reales.