MIEL PARA LA TOS.
Ante la presencia de un ataque de tos, lo recomendable es beber despacio de sorbo en sorbo un vaso de agua y a continuación chupar un caramelo de menta. Sin embargo, también puede reducirse la tos tomando una o dos cucha-raditas de miel de abejas. Si la tos va acompañada de expectoración mucosa es conveniente ingerir unos dos litros de agua al día, para conseguir una pronta eliminación de la mucosidad. Igualmente, es útil respirar en ambiente húmedo, para ello se coloca en la habitación un recipiente con agua recién hervida a la que se añade hojas de eucalipto y así aprovechar mejor el vapor producido.