Sopa Veraniega.
Soy una chica que le encanta la sopa de verduras y la tomo aún en verano, sin embargo, he oído decir que al cocer las verduras, éstas pierden todos sus nutrientes ¿Es esto verdad?

Durante el verano, el intenso calor activa rápidamente los mecanismos de eliminación de nuestra piel produciéndose una baja de líquidos y minerales en nuestro organismo, que de alguna forma debemos compensar mediante la dieta. Y aquí es donde las verduras nos proporcionarán los nutrientes adecuados para enfrentar y equilibrar esta nueva situación del cuerpo.
A menudo se piensa que cuando las verduras se cocinan pierden totalmente su aporte nutritivo, no obstante, esto no es así. Las verduras -generalmente incluidas en las sopas- no deben cocinarse, sino, deben ser el último ingrediente a echarse en la olla para que así aprovechen el último hervor. De lo contrario, se recocinan pudiendodar lugar a que se pierda parte de sus nutrientes. Una sopa muy recomendada para este clima es el gazpacho. Se trata de una sopa fría típica de las zonas calurosas de España, elaborada tradicionalmente a base de ajo, cebolla, pimiento, tomate, pan tostado, agua, vinagre, aceite y sal. Al tratarse de un plato netamente hecho con verduras crudas y líquidos, es ideal para compensar las pérdidas a las que se expone nuestro organismo en el verano; además, que nos aporta mucha energía. Si bien el gazpacho cumple adecuadamente con su función de refresco, cada ingrediente a su vez nos proporciona un sin número de beneficios. Recordemos que el ajo es un gran antibiótico natural, activador de la circulación sanguínea y un efectivo descongestionante. La cebolla nos brinda un interesante aporte de minerales, además de reforzar el sistema nervioso y ser muy diurética. En tanto, el pimiento, da un toque especial al gazpacho y constituye una fuente de minerales y vitamina C. El tomate, es el elemento imprescindible en todo gazpacho. Por su parte, el pan ofrece un aporte energético mediante sus hidratos de carbono, y mucho mejor aún si es integral. En lo que se refiere al agua, sabemos todos lo necesaria que es para la vida, en este caso debe ser lo más pura posible y utilizarse fresca, no helada. Mientras que el vinagre, de preferencia el de manzana, es muy suave y muy beneficioso en cantidades moderadas. Finalmente, el aceite, se recomienda el de oliva prensado al frío; constituye el aporte energético graso. Mientras que la sal, es un ingrediente opcional puesto que el aporte mineral que el cuerpo necesita ya se ve satisfecho por las sales minerales procedentes de las verduras crudas. Otras recetas vealas en recetas cocina.