Cosas buenas… y no tan buenas de la cerveza.
Buenas:
Consumida en cantidades moderadas aporta la cantidad necesaria de vitamina B12 y ácido fólico, nutrientes que nos ayudan a prevenir la anemia.
Su aporte en fibra soluble evita el estreñimiento e incluso disminuye la incidencia de cáncer de colón.
Su elevado contenido en antioxidantes retrasa el envejecimiento de las células, lo que disminuye el riesgo de padecer dolencias cardiovasculares. Su aporte en silicio previene la osteoporosis.

No tan buenas:
No hay que olvidar que es una bebida alcohólica y que un consumo excesivo:
• Repercute de manera negativa en órganos vitales como el hígado, el cerebro, el corazón.
• Irrita el estómago y lesiona el recubrimiento del intestino, lo que ralentiza la absorción de algunos nutrientes.
• Disminuye el aporte de un gran número de vitaminas y minerales, y aumenta los triglicéridos en la sangre.
Para ver más propiedades de la cebada ver plantas.