Caqui.
Procede de China y de Japón, donde es una fruta muy apreciada. Se conoce también como palo santo. Tiene una piel muy lisa y es muy parecido al tomate, tanto por el color como por la forma. Se encuentra en el mercado a partir de octubre y hasta febrero, según la variedad. Sólo es comestible cuando está muy maduro. Su carne es gelatinosa y de sabor dulce. Apenas contiene grasas y, en cambio, aporta azúcares y fibra soluble, por lo que su consumo se recomienda en caso de estreñimiento.