PARA GOLPES Y MORATONES.
Pomada de lino.
Este es un remedio del siglo xvm para aliviar las molestias y alteraciones de la piel en general (sequedad, eccemas, quemaduras leves, golpes). El lino suaviza y calma la piel.
Ingredientes:
20 g de semillas de lino.
25 g de cera virgen.
25 mi de aceite de oliva virgen extra.
Preparación:
Machacar bien las semillas de lino en un mortero. Licuar la cera virgen al baño María y añadir el aceite de oliva hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadir las semillas de lino machacadas.
Depositar en un recipiente hermético y dejar enfriar. Guardar en un lugar seco, fresco y alejado de la luz.