SOPA DE TOMILLO.
El tomillo se utiliza habitualmente en la cocina para adobar las carnes o aromatizar algunos platos. Pero además nuestras abuelas lo utilizaban para preparar una deliciosa sopa, muy sabrosa y que facilita la digestión, por loque se recomienda después de una comida muy abundante.
Preparación:
Pon una olla al fuego con agua y sal. Añade 1 ramillete de tomillo y deja que hierva unos 10 minutos. Pasa por el colador y añade al agua unas rebanadas de pan seco, un chorrito de aceite de oliva y dos dientes de ajo. Deja cocer todo junto una media hora, rectifica de sal, remueve y sirve muy caliente.
Uso:
En los casos de acidez gástrica y para estimular el apetito, aunque si se prepara para niños, es recomendable reducir la cantidad de ajo y tomillo.