La alimentación infantil ideal.
Los expertos recomiendan incluir en los menús infantiles alimentos frescos, sobre todo frutas y verduras. Alimentos como salchichas, pizza, barritas de pescado pueden tomarlos sólo de vez en cuando (máximo dos veces por semana). El postre más adecuado: fruta fresca o yogures. En cuanto a las guarniciones, sustituye las patatas fritas por arroz hervido, por ejemplo.
El menú escolar supone entre el 30 y el 35% de las necesidades energéticas diarias. El resto debe completarse en casa con el desayuno y la cena. Una tarea que no siempre resulta fácil, ya que pocos centros informan detalladamente del menú que ofrecen a sus hijos. Los errores dietéticos más frecuentes en los menús escolares es que incluyen pocas frutas y verduras frescas, legumbres y pescado y, en cambio, demasiados postres dulces y alimentos precocinados.