Dieta depurativa.
Para recibir la nueva estación llenos de energía nada mejor que una dieta depurativa que aumentará nuestras defensas frente a las agresiones externas.
Para depurar el organismo no es necesario seguir una dieta estricta, basta con poner en práctica unos sencillos consejos. Las verduras crudas y las frutas serán la base de esta dieta, ya que aportan energía al organismo y ayudan a eliminar grasas acumuladas. Por lo que además de depurar el organismo también te ayudan a mantener la línea.
Es importante consumirlos crudos para aprovechar todas sus vitaminas y minerales, ya que la mayoría de estos nutrientes son sensibles al calor. Cómpralos frescos y en la cantidad justa para evitar almacenarlos durante demasiado tiempo, y que pierdan nutrientes.
En cambio, reduce las proteínas animales y las grasas saturadas, fuente de gran cantidad de toxinas. En su lugar toma aceite de oliva de primera presión, pescado azul, etc. Recuerda que los productos de la huerta contribuyen a una alimentación sana y equilibrada, base de una buena salud.
Las frutas y verduras neutralizan el exceso de residuos provocados por el consumo masivo de proteínas provenientes de la carnes.