Fresas:
Son un poderoso depurativo y aportan pocas calorías. Las fresas son sobre todo diuréticas, pero también ligeramente laxantes. Su poder diurético se debe a su riqueza en agua (casi el 90% de la fruta) y potasio.
Hinojo:
De las semillas, son conocidas sus propiedades digestivas y antiespasmódicas. Pero es el bulbo, lo que normalmente comemos como verdura, lo que más nos interesa, ya que además de mejorar la digestión, es un excelente diurético y ayuda a expulsar las toxinas del organismo.
Kiwi:
Laxante y con un contenido en vitamina C superior al de los cítricos.
Limón:
Muy rico en vitamina C, protege las arterias, es depurativo y tónico digestivo.
Manzana:
Laxante y digestiva. También ayuda a prevenir la retención de líquidos.
Melocotón:
Ejerce una suave acción diurética, laxante y depurativa y, además, es rico en potasio y pobre en sodio, lo que ayuda a evitar la retención de líquidos.
Nabo:
Rico en vitamina C, potasio y fibra, lo que lo convierte en un poderoso revitalizantey depurativo.