Claves de la dieta.
Frutas y verduras sonla base de esta dieta, ya que contribuyen a eliminar el exceso de líquidos y de toxinas presentes en nuestro cuerpo. Su acción depurativa se basa sobre todo en su alto contenido en agua, fibra y potasio.
Pero además tienen otras ventajas: su valor calórico es bastante bajo, ayudan a controlar los niveles de colesterol y previenen la aparición de algunas enfermedades.
Además, deberás tomar abundante agua y zumos o caldos, ya que es una forma de estimular el funcionamiento de los ríñones, uno de los principales órganos de depuración de nuestro organismo.
Otra de las claves de esta dieta es la fibra, que favorece el tránsito intestinal y la eliminación de residuos.
Utiliza hierbas aromáticas para condimentar los platos en lugar de sal común, que provoca la retención de líquidos.
Da preferencia a las cocciones sencillas: hervidos, plancha, vapor, horno son las más saludables.