CONTRA LA INFLAMACIÓN
¿Cómo funcionan los Omega 3? La respuesta científica es fascinante. Cada día nuestro cuerpo fabrica unas poderosas sustancias similares a las hormonas llamadas eicosanoides. Su función es ayudar a regular procesos como inflamación, sangrado, constricción de los vasos sanguíneos y contracción de músculos suaves en órganos como el útero. Y para hacer los eicosanoides, nuestro cuerpo usa ambos: el ácido linoleico y a los Omega 3.
Si el ácido linoleico predomina y los Omega 3 están en poca cantidad, los eicosa-noides que nuestro cuerpo fabrica tienden a provocar inflamación y sangrado. Pero si hay suficientes Omega 3 disponibles, los eicosanoides que el organismo produce pueden tener efectos benéficos.
Los científicos piensan que hay suficientes evidencias -pero no conclusiones- que sugieren cómo más Omega 3 (y mejores eicosanoides) pueden ayudarnos. Hay varios estudios que así lo señalan.
• En Seattle, 324 mujeres que comían dos o más porciones de pescado hervido o asado por semana (los más ricos en omega 3, los salmones), tuvieron menos riesgos de desarrollar artritis reumatoidea, una enfermedad que inflama las articulaciones. Los suplementos de aceite de pescado también demostraron, modestamente, reducir los síntomas de la artritis reumatoidea.(Epidemiology, mayo del 96)
• Suplementos de EPA y DHA parecían alargar las remisiones para 23 pacientes con enfermedad de Crohn (una seria inflamación del intestino delgado) que ya estaban en una prolongada remisión( New England Journal of Medicine, junio de 1996)
• Los dolores menstruales (causados por una superproducción de un eicosanoide que hace que el útero se contraiga) se redujeron en 37 mujeres, después de haber tomado suplementos de aceite de pescado durante 2 meses (American Journal of Obstetrics and Gy-necology, abril 1996).
Algunos aceites domésticos son muy ricos en esta fantástica sustancia.