PROTEGER EL CORAZÓN.
Sabemos que las grasas Omega 3 se incorporan dentro de las membranas celulares. Según la investigación del Dr. Leaf y otros, los Omega 3 actuarían como los almacenado-res celulares del calcio, sodio y otras partículas minerales. Para el músculo cardíaco, esto ayuda a asegurar las contracciones regulares. Sin los Omega 3, el músculo cardíaco podría ser vulnerable a los latidos irregulares llamados arritmias, una causa común de muerte después del ataque cardíaco.
Otros estudios también parecen demostrarlo:
• 295 hombres de Seattle que comían una vez por semana un plato de pescado, disminuyeron a la mitad el riesgo de deceso cardíaco debido a arritmia (Journal of the American Medical Asociation)
• Un grupo de 883 hombres de Inglaterra que habían tenido ataques cardíacos, tuvieron un 29% menos riesgo de muerte en los siguientes dos años al seguir el consejo de llevar una dieta baja en grasas que incluía de dos a tres porciones de pescado por semana (Lancet, septiembre 1989).
•De 289 hombres franceses que habían tenido ataques cardíacos, el 81% bajó el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca en los siguientes 5 años con una dieta pobre en grasa que incluía aceite de lino.