Cápsulas.
Están realizadas en base a compuestos absolutamente naturales. La ventaja con respecto a la hierba o al vegetal en sí es que pueden tomarse en forma directa y no requieren de una preparación especial. Esto las vuelve “aptas” para cualquier apuro.