Jengibre. Sirve para tratar cuadros de resfrío, de gripe o de tos muy persistente. Puede tomarse en infusiones- tres veces al día- o en forma de decocción, lo cual tiene un resultado mucho más potente. En el último caso, se requieren dos dosis diarias.