Con hierbas, preparados y otros remedios naturales podrá armar un completísimo botiquín de primeros auxilios, sin dejar de lado las bondades de la medicina natural.
Ya se sabe: cualquier fanático de las comentes de medicina complementaria o propulsor de los beneficios de las curas y tratamientos naturales seria incapaz de dejar de lado sus preceptos y teorías predilectas ante un dolor de cabeza insoportable, una inexplicable erupción en la piel, un terrible malestar digestivo o hasta en el caso de una torcedura o de un golpe importante. Para ellos, sería una falta total “contra sus principios ” tomarse casi por inercia un analgésico de venta libre o probar por cuenta propia algún otro medicamento de uso difundido y generalizado.
¿Qué hacer entonces?, desde ya, la solución no es aguantarse el dolor sin emitir ningún tipo de queja hasta que este ceda por sí solo. Nada de eso. La alternativa para sentirse bien y no verse obligado a interrumpir sus tareas habituales viene de la mano del sinfín de remedios de origen natural y de recetas caseras de alta eficacia. La ventaja es que no presentan ningún tipo de efecto adverso ni una interminable sucesión de contraindicaciones.