Hierbas.
Si se habla de medicina natural, no puede pasarse por alto -aún en las situaciones de emergencias- las bondades de los «yuyos» y de las distintas plantas. Estos pueden prepararse en tiempo récord como infusión o en forma de decocción. Para ello, hierva las partes más duras de la planta durante más de 10 minutos.
Manzanilla. Ya están probadas sus propiedades sedantes y calmantes, en especial para lograr combatir el insomnio. La receta es muy simple: una laza de té luego de un día «de aquellos» le permitirá dormir plácidamente y olvidarse por completo de los problemas.