CONSIGA MAS OMEGA 3.
Unos pocos cambios en su dieta pueden ayudarlo a consumir más Omega 3 y aprovechar todos sus beneficios. 1-Incorpore el pescado.
Tome una o dos porciones de pescados ricos en omega 3 (ver cuadro) por semana. Una porción de 150 gramos de salmón cocido provee casi dos gramos de EPA y DHA – diez veces el consumo habitual.
2- Use aceite de lino para sus ensaladas.
Con un 50% de ácido alfa-linolénico, ésta es la más alta fuente vegetal de Omega 3, por lo que constituye una excelente opción si usted no es fanático del pescado. Use este aceite en lugar de los comunes, altos en aceite linoleico: maíz, soja, girasol. De este modo, aumenta el alfa-linolénico, al mismo tiempo que reduce a su competidor en el cuerpo, el ácido linoleico. No utilice el aceite de lino para cocción. Agregúelo a la ensalada , a las verduras al vapor, sobre su plato de pastas o bien en la sopa. Una cucharadita de té provee 2,5 gramos de ácido alfa-linolénico -casi el doble de la ingesta promedio- en una cucharadita de té hay 45 calorías y 5 gramas de grasas totales-. El aceite de lino se oxida fácilmente al calentarse y esto neutraliza sus beneficios nutricionales y puede ser nocivo. Estos aceites se venden en las tiendas dietéticas.
3-Cocine y saltee las verduras con aceite de cañóla.
Cada cucharadita de té, de aceite de cañóla, tiene 0,5 gramos de ácido alfa-linolénico ( y entre 45 calorías y 5 gramos de grasas totales).
4- Recuerde: para asegurarse todos los beneficios, mantenga una dieta pobre en grasas, aun si usted ha incorporado Omega-3 . “Los beneficios de los Omega 3 se pierden si uno hace una dieta alta en grasas saturadas, comida chatarra y frituras”, dice el Doctor Nettleton.