CEBOLLA.
Posee un compuesto de comprobado efecto sedante sobre el sistema nervioso central, además de glucocinina, una hormona hipoglucemiante que muchos consideran la «insulina vegetal». Además posee un aceite volátil (al que se debe su conocido efecto lacrimógeno) que ha demostrado ser de una potente acción bactericida.