Vinagre de manzana. Están comprobadas sus virtudes como activador y normalizador de la circulación. Por eso, puede aplicarse sobre las várices, en especial después de un día de mucha actividad o cuando sienta las piernas demasiado cansadas o pesadas.