EL CUIDADO DE LOS SENOS.
PARA FORTALECER: Darse todas las noches un enérgico masaje (siempre se dan de fuera hacia dentro), en los pechos con aceite de almendras dulces. Aplicar a continuación varias compresas de agua fría, casi helada, y friccionar con esencia de serpol, de venta en las farmacias.