ARRUGAS.
Para las arrugas se prepara una mezcla de 15 o 20 pétalos de amapola en medio litro de agua. Dejar hervir. Se filtra. Se aplica por la mañana y por la noche sobre el rostro.
Mezclar en tres partes iguales cera de abeja, goma arábiga y glicerina con 10% de agua de rosas. Calentar a baño María. La crema resultante debe mantenerse sobre la piel durante 20 minutos. Después aclarar con agua tibia.
Sobre una clara de huevo batida a punto de nieve espolvorear harina de garbanzos . Extender esta pasta sobre la cara y dejarla secar. Después lavarse bien.
Mezclar a partes iguales un poco de lanolina, manteca de cerdo y agua de cal. Calentar al baño María removiendo hasta conseguir una crema fluida. Se deja enfriar y con ella hay que darse masajes en las zonas arrugadas de la cara por la mañana y por la noche.
Sobre la cara bien lavada extender una capa de miel. Sobre los ojos uno algodones empapados en manzanilla o agua de rosas. Permanecer tumbado durante 20 minutos. Aclarar con agua libia. Por último pasar por la piel un algodón húmedo conjugo de limón.