PARA EVITAR QUE SE PARTAN LAS UÑAS:
Añadir el jugo de medio limón en una tacita de aceite de oliva caliente y sumergir las uñas en ellas varias veces consecutivas. Para cortarlas sin problema ponerlas a remojar en agua tibia.
PARA LOS PIES:
Contra las pieles muertas del talón friccionarlos todos los días con jugo de limón y un poco de agua colonia.