Zanahorias salud a la vista.
El manjar predilecto del conejo más famoso de la televisión no sólo es excelente para la visión. También embellece la piel y hasta puede servir para aumentar el deseo sexual.
Si viviéramos en el país de las maravillas seguramente estaríamos tan acostumbrados como Alicia a ver pasar conejos corriendo. De todas maneras, aunque la vida no sea un cuento y nuestros animales no estén invitados a jugar partidos de croquet organizados por la reina, si lo que deseamos es observar una carrera de pompones con orejas lo único que tenemos que hacer es sacar una linda zanahoria de la galera.
Porque las zanahorias, además de ser muy ricas, tienen poquísimas calorías, son fáciles de digerir, regulan el tránsito intestinal y a la hora de prepararlas las posibilidades son prácticamente infinitas. Crudas o cocidas, solas o acompañadas, ralladas o hechas puré, dulces y hasta en jugo que -por los hidratos de carbono y minerales alcalinos que aporta- es una de las infusiones de verduras con mayor valor nutritivo y energético.
Sin embargo, elogiar a la zanahoria solamente por la variedad en que puede ser servida en la mesa sería pecar de superficiales y olvidarnos de su principal fuente de riqueza, el Betacaroteno.
Poderes de la zanahoria:
Conserva la elasticidad de la piel. Es fundamental para mejorar la visión, especialmente la nocturna. Deja los cabellos fuertes y brillantes. Neutraliza la actividad dañina de los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro. Favorece el desarrollo de huesos más fuertes. Reduce el colesterol. Cuida la salud de encías y dientes. Aumenta la cantidad     de glóbulos rojos. Efecto hemostático: contribuye a cicatrizar úlceras gástricas.