Kiwi: Es muy rico en vitamina C, en una cantidad muy superior a otros cítricos, en vitamina B, y en sales minerales como el fósforo, el calcio, el potasio y el magnesio. Debido a su elevado contenido en vitamina C permite que el organismo absorba mucha cantidad de hierro; además, es capaz de estimular el proceso de la digestión y tiene un destacado efecto laxante.