Ciruela: Contiene azúcares, ácido málico (que le da a la fruta ese sabor ligeramente ácido), difenili-satina (una sustancia que estimula los movimientos intestinales) y potasio. Sirve para regularizar el intestino y combatir el estreñimiento porque es muy rica en fibra. Se recomienda para aliviar los dolores producidos por el reumatismo y para prevenir diversas alteraciones del hígado.