Para el placer de los dioses.
Pero, una vez más, a la hora de ser originales, son los griegos quienes proponen la versión más interesante. Los hombres del Olimpo las llamaban filo (denominación relacionada con la acción de amar) y la consideraban un manjar afrodisíaco. Las servían a manera de banquete antes de los encuentros amorosos debido a su supuesto poder como excitadora de pasiones.
Claro que pasó mucho tiempo, pero también es cierto que los sabios del Mediterráneo, aún hoy si-guen sorprendiéndonos con sus precursores hallazgos. Por todo esto, aunque no estemos    en el país de las maravillas, realmente sería aconsejable comprar un par de zanahorías y guardarlas para evitar tener que salir corriendo  como  los  conejos cuando nos hagan falta.
Receta con Zanahoria:
Ingredientes: 3 huevos,  2 tazas de zanahorias cocidas y picadas, 1 cucharada de cebollas ralladas, 1 taza de leche descremada, Sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Batir los huevos. Agregar el resto de los ingredientes y mezclar muy bien. Una vez obtenida una masa uniforme distribuirla en una budinera enmantecada y llevar a horno fuerte durante 40 minutos. Desmoldar el budín y servir adornado con rodajas de zanahoria.