Plátano: Se puede encontrar todo el año, es muy rico en glúcidos (carbohidratos) y en potasio. Comparado con otras frutas, contiene una reducida cantidad de agua, por lo que tiene un menor papel como depurativo. Su elevado contenido en azúcar hace que no se aconseje su consumo en personas que padecen diabetes. Asimismo, tiene un gran poder energético y resulta muy bueno para combatir la anemia y para la astenia o fatiga. Por otra parte, gracias a la elevada proporción de potasio que contiene, ayuda a prevenir los calambres musculares y la hipertensión arterial.