Estrés.
El estrés afecta a las personas de manera diferente, pero abarca desde manifestaciones leves a otras más importantes como la hipertensión. En periodos de mucho desgaste físico y psíquico, el cuerpo asimila algunos nutrientes con más rapidez, por lo que si tu dieta es rica en alimentos antiestrés, estos crearán una despensa muy útil para momentos de crisis. El sistema nervioso central necesita vitaminas del complejo B, y la vitamina C y el zinc para prevenir infecciones. La falta de energía se combate con carbohidratos complejos (pan integral, pasta, arroz y patatas).
► Se recomienda: Nueces, grosella negra, brécol, judias verdes, patatas, pan integral, agua, huevos, naranjas y melón.
► Procura evitar o reducir: El alcohol, la cafeína y el té.