Espinacas: Contienen elevadas cantidades de celulosa, sustancia que estimula en gran medida las funciones intestinales, y ácido fólico, necesario para la formación de los glóbulos rojos y para reforzar los sistemas de defensa del organismo. Por otro lado, tienen un alto contenido de ácido oxálico, sustancia contraindicada para aquellas personas que tengan cálculos renales o reumatismo. Son también ricas en vitamina A y, en menor proporción, B y C. Entre las sales minerales que contienen, la que se encuentra en mayor cantidad es el potasio.
Las espinacas están muy indicadas para tratar la anemia y la astenia o fatiga. Pero sus propiedades continúan, ya que, además, son mineralizantes, vitaminizantes, tonificantes y cardiosaludables.
Prepararte un batido de frutas o de verduras es una de las acciones más sanas en la cocina.