Si quieres a tus ojos, dales yema de huevo.
La luteína es un carotenoide presente en la yema de huevo, verduras de hoja verde y fruta. Como no puede ser sintetizada, su ingesta resulta esencial para conservar la salud de tus ojos. Asi lo ponen de manifiesto los últimos estudios realizados sobre esta sustancia, que demuestran el efecto positivo de la luteína en la prevención de las cataratas y de la degeneración macular asociada a la edad. Además, aumenta la pigmentación del iris, protegiendo los ojos de los efectos dañinos del exceso de luz.