Cuando decimos que existen alimentos que ejercen una acción sobre el organismo que los consume similar a la de los fármacos, no estamos exagerando. Sólo tienes que leer el reportaje de este primer bloque para darte cuenta de la enorme cantidad de beneficios sobre la salud que aportan frutas y verduras como la fresa, el kiwi, el plátano, la zanahoria o el brécol. Pero no basta con tomar alguno de ellos y esperar como por arte de magia que se hagan notar en tu cuerpo. Sólo un consumo regular de estos alimentos, y estimado en unas cinco raciones diarias, te permitirá obtener todas sus virtudes nutricionales y alejar así el peligro de contraer enfermedades como la anemia, la fatiga, la arteriesclerosis e incluso el cáncer.